El 30% de personas mayores en Oaxaca padece violencia de parte de familiares

Más del 70 por ciento de personas de sesenta años o más que viven en Oaxaca encaran la pobreza multidimencional, y el 30 por ciento aproximadamente padece violencia primordialmente de una parte de sus familiares.

Oaxaca concentra los mayores porcentajes de personas adultas mayores con diferentes violaciones a sus derechos humanos y otras problemáticas sociales, como la carencia de empleos capaces para su edad; problemas médicos y discapacidad, discriminación, intolerancia, maltrato y falta de cuidados familiares, soledad y abandono, entre otros muchos.

Las personas adultas mayores se hallan marginadas en casi todos los aspectos; laboral, social, político, e inclusive en el núcleo familiar y padecen la reducción en la atención no formal, pérdida de papeles, soledad, maltrato, invisibilidad social y cultural a consecuencia del proceso de envejecimiento, produciendo una desprotección a sus derechos.

En Oaxaca, muchas de estas personas mayores han denunciado algún género de violencia contra ellos, en su mayor parte, de sus familiares.

El Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) notificó que en Oaxaca los primordiales géneros de violencia contra las personas adultas mayores son el abandono, el desposeo, la violencia psicológica y la violencia física;

En Oaxaca de cada 100 habitantes, 8 son adultos mayores.

El avance del envejecimiento en la ciudad, visto como la relación entre las generaciones más jóvenes y las más viejas, se espera que sea paulatino. En en el año 2010, habían veinticuatro adultos mayores por cada cien jóvenes, veintiseis en 2013 y para el año 2030 se calcula que habrán prácticamente cuarenta adultos mayores por cada cien jóvenes, situación que al equipararse con el factor nacional, Oaxaca se situará en el quinto sitio en el proceso de envejecimiento poblacional del país.

Abandono de ancianos en hospitales

Son ancianos con alguna enfermedad que, después de ser dados de alta, llegan a pasar meses en una cama hasta el momento en que, al final, les hallan sitio en un asilo, puesto que sus familiares se despreocupan de ellos.

Conforme con la Secretaría de Salud local, tan solo el año pasado, más de 200 pacientes fueron abandonados en once centros de salud de la red del Gobierno capitalino.

Cuando advierten que un adulto mayor es descuidado, trabajo social se dedica a rastrear a los familiares, mas muy frecuentemente se ocultan. Es ahí cuando se comienzan las gestiones para mandarlos a una casa hogar.

Dejar un comentario

El email no será publicado