Pasillo De Carnes Asadas En el Mercado 20 de Noviembre

Oaxaca es muy conocida por su escena culinaria, se dice que es la cuna de de la cocina mexicana, incluyendo mole, chocolate, queso de Oaxaca, tylayudas y chapulines. Y, por supuesto, el mezcal.

Una parada obligada para quienes procuran lugares tradicionales para comer es el corredor de carnes asadas del Mercado 20 de Noviembre en la urbe de Oaxaca.

Los mercados de Oaxaca son coloridos lugares llenos de movimiento y tradiciones vivas y han sido el punto de asamblea tradicional desde mucho ya antes de la colonización.

Prácticamente todo el mercado 20 de noviembre esta consagrado en venta de comida, como materia prima o bien ya preparada. El pasillo oriente es un pasillo donde se venden tasajo, cecina y chorizo de forma tradicional. Ahí mismo van a echar a las brasas la carne y le van a vender todo cuanto precisa para acompañar: guacamole, cebollas, cilantro, aguacates, limones, chiles, jitomate, tortillas, cervezas y refrescos.

mercado-20-noviembre-oaxaca-carnes

El platillo a saborear de manera obligatoria en este sitio es la carne asada, la que va desde tasajo, cecina, chorizo, costillas y tripas, tradición que pervive con el tiempo, motivo por el que se le llama “pasillo de los tasajos”. Solo con el simple hecho de “echar una miradita” a este sitio deja una sensación de sorprendo y también de manera inmediata el “antojo” por degustar un rico pedazo de jugosa carne, acompañada de tortillas blandas o bien tlayudas, como rabanitos, aguacate, cebollitas y chiles de agua asados, entre otras muchas verduras.

En este lugar el olfato y la vista juegan los papeles más esenciales, en tanto que es ineludible olisquear los diferentes olores que se desprenden de las brasas al rojo que tiene sobre ellas tasajo, chorizo o bien tripas.

Acudir a esta zona del mercado es una tradición, desde el instante en el que entras y las “marchantas” te ven llegar empieza el juego de voces y palabras:

¡pásele güerita!, ¡lleve sus rabanitos!,! tome su canasta y ahí le asan su tasajo!,! por acá hay sitio siéntese!.

Puesto que el tasajo se puede acompañar con una guarnición de verduras o bien cebollines. O bien con guacamole, con salsas como las de pico de gallo, con salsa chile de agua, con jugo de limón (para el tasajo seco), con un toque de chorizo.

Eso por una parte, mas la verdaderamente bastante difícil resolución entra en el instante de elegir exactamente en qué puesto vas a comer la carne y qué género de carne adquirieras, en tanto que en este corredor de más o menos diez metros de largo se hallan sesenta puestos de los que cuarenta ofrecen carnes rojas.

Dejar un comentario

El email no será publicado